La mayoría de las embarazadas y madres de bebes pequeños se quejan de los mismos síntomas, falta de la concentración. Esto se le puede atribuir a la falta de sueño y el agotamiento, sin embargo, una investigación mostró que el embarazo produce cambios en el cerebro de la mujer con la intención de aumentar la habilidad de la madre para cuidar de su hijo y crear un vínculo entre los dos.

Los escáneres cerebrales de 25 madres mostraron que la materia gris se redujo en zonas concretas del cerebro. Las alteraciones, se parecen en escala a los que se producen durante la adolescencia, estas se mantuvieron por dos años. Los investigadores aclararon que los cambios no limitaban las habilidades ni la memoria de las madres.

“La poda adaptativa”

El embarazo está caracterizado por explosiones de hormonas sexuales que involucran cambios físicos en el cuerpo y fisiológicos, indicaron investigadores de la Universidad de Leiden, y de la Universidad Autónoma, en España, quienes están a cargo de la investigación. Durante los nueve meses, las mujeres tienen un aumento de estrógeno.

La investigación analizó los escáneres cerebrales de las mujeres antes y después del embarazo, en los dos años posteriores, se compararon imágenes con las de 19 padres, y 17 hombres sin hijos y 20 mujeres que nunca han tenido niños. Los investigadores, observaron que la materia gris en el cerebro de las primerizas se redujo considerablemente, las zonas afectadas fueron las relacionadas con el pensamiento y sentimiento a las otras personas, es decir, las regiones de la empatía.

La reducción fue llamada por los autores “poda adaptativa“, esta mejora algunas funciones, como la capacidad de la madre de interpretar la salud mental de su hijo y anticipar las amenazas del entorno. Los cambios fueron tan grandes que son solo estudiar las imágenes, las computadoras detectaron que grupo de mujeres pasaron por la etapa del embarazo.

Dejar respuesta