En Angola se declarado el fin de la peor fiebre amarilla que se ha podido ver en muchas décadas. Dicho anuncio se ha realizado luego de efectuar una campaña de vacunación respaldada por la ONU (Organización de las Naciones Unidas). En dicha campaña se vacunaron alrededor de 25 millones de personas, y no se ha tenido constancia de nuevos casos en un período de seis meses.

Inicio de la fiebre amarilla en Angola

Este brote empezó en el año 2015 en un barrio muy pobre en la capital de Angola, Luanda. La fiebre amarilla se extendió por todo Angola, país vecino de la República Democrática del Congo. Cabe mencionar que este país del sudeste africano ha sido afectado por la guerra y han muerto más de 400 personas.

En la campaña mencionada anteriormente y coordinada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) se ha logrado vacunar a más de 10 millones de congoleses y 15 millones de angoleños. De acuerdo al comunicado que lleva por título “El fin de la epidemia de fiebre amarilla en Angola”, el Ministerio de la Salud de dicho país ha señalado que esta campaña de vacunación ha evitado que se propague esta enfermedad a más lugares.

En el mes septiembre del año 2016, la Organización Mundial de la Salud comunicó que la epidemia se encontraba bajo completo control, pero que aún era muy temprano para afirmar que ya se había erradicado de manera completa, ya que se sospechaba de 6000 casos nuevos de personas contagiadas por el mosquito.

Cabe mencionar que las campañas de vacunación gastaron casi de manera completa las 6 millones de dosis que se encontraban en el stock global. Esto llevó a que los médicos administraran una quinta parte de una dosis normal, táctica que por lo menos sirve para protegerse de manera temporal.

Dejar respuesta