El día viernes, el avión Libio Airbus A320 fue secuestrado aparentemente por varios hombres, mientras realizaba un vuelo nacional en Libia. Uno de los autores del hecho amenazó con explotar una granada dentro del avión.

Suceso sin víctimas

El secuestro fue realizado por do veinteañeros libios, los cuales portaban un arma y una granada, objetos con los que sometieron a los pasajeros, obligando al piloto a desviarse hacia la isla de Malta.

De forma progresiva, y durante un periodo de 3 horas, los 109 pasajeros fueron puestos en libertad, sin ningún tipo de daño físico. Lo interesante del asunto es que uno de los jóvenes ha declarado en televisión que el objetivo de ellos era hacer promoción a un partido totalmente desconocido, que apoya al derrocado Muamar Gadafi.

El ministro del país ha informado que ambos secuestradores se entregaron, y que se encuentran en custodia tras el aterrizaje en la isla a la que decidieron desviar el avión.

Los jóvenes lo que querían era seguir dándole realce al gobierno de Gadafi, quien gobernó a Libia con mano de hierro durante más de 40 años. Esto demuestra que tras haber terminado la guerra civil hace 5 años, Libia aun se encuentra sumido en un caos de seguridad y también político.

Esto sucede porque existen dos gobiernos y dos coaliciones paralelas, una al este y otra al oeste. Hasta ahora ninguno tiene la disposición de pactar para lograr una transición y de ese modo lograr una reconciliación nacional.

Es por ello que lamentablemente se vive un duro periodo de inseguridad y problemas políticos graves. Esto lo demuestra el hecho de que mientras en las cámaras se mostraba  a los secuestrados salir del avión, uno de los jóvenes salió mostrando una bandera verde que pertenece al antiguo gobierno que regía en el país.

 

Dejar respuesta