USA se abstuvo ante la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, los cuales condenaron los asentamientos israelíes en el territorio palestino. La renuncia, permitió la adopción de texto, esto demostró el impulso por el control de la política exterior entre el presidente Barack Obama y Donald Trump. El republicano, coordinado con Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí, presionó para impedir que la resolución se sometiera a votación y en caso de que esto ocurriera, Estados Unidos la frenara.

La renuncia rompió con la posición de Estados Unidos, de vetar las otras resoluciones sobre Israel. Las maniobras del magnate en contra de su propio presidente tensan el traspaso de poder. EE. UU Fue el único país en abstenerse, 14 miembros del Consejo de Seguridad estuvieron a favor.

Los efectos de la renuncia estadounidense durarán poco. En menos de un mes el republicano sustituirá a Barack Obama en la Casa Blanca, en un mensaje publicado en Twitter, dejó claro que no está de acuerdo con la decisión. “Las cosas serán distintas luego del 20 de enero, en lo que respecta a la ONU”.

El republicano hizo todo lo posible para evitar la votación

Trump hizo todo lo que pudo para evitar la votación sobre una resolución que condena los asentamientos israelís en territorio palestino, sus esfuerzos tuvieron éxito y lograron postergar un voto, pero Venezuela, Malasia, Senegal y Nueva Zelanda plantearon de nuevo la resolución.  El borrador de la iniciativa planteaba que los asentamientos de Israel en territorio palestino, no tenían validez legal.

El texto que fue puesto en votación conservaba la petición del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas para que Israel paralice la actividad y la expansión de los asentamientos y advirtió que la comunidad internacional no reconocerá ningún cambio en la frontera, los cuales fueron establecidos antes de la guerra del año 1967, para acatar los cambios las dos partes deben estar de acuerdo.

Dejar respuesta